viernes, 30 de mayo de 2014

Historia de una piedra.

Aún no os he contado nada de puntoMOM, fue un día especial lleno de charlas y momentos buenos. He decidido que más que un único post, que quizás lo haga también, voy a ir contado cosas sobre el encuentro en diferentes viernes. Y es que cuando "el norte se mueve" la cosa da para mucho…

Hace bastantes años (estaría yo en tercero de EGB) durante las fiestas del colegio, una tarde se hacían juegos, una tómbola, diferentes puestos… y las niñas de octavo recaudaban dinero para su viaje de estudios. Mi madre me dejó ir con mi hermana mayor, la pobre siempre conmigo, y me dio veinticinco pesetas para disfrutar. Pero ella siempre me decía que el dinero había que gastarlo con cabeza, no era necesario comprar por comprar.

Pasé toda la tarde con la moneda en la mano, buscando algo que fuese digno de mi primera moneda!!! y entonces la vi, una piedra pintada de un azul celeste con un letrero que ponía: "te quiero mamá".

Al llegar a casa, mi madre me preguntó qué había hecho con el dinero. Con una de mis mejores sonrisas le enseñé la piedra y ella respondió: "Te has gastado los cinco duros en una piedra??!!, pero Paloma!!!". 

Ahora que soy madre sé que hay veces que tus frases salen bajo la "presión" de la mente adulta y debes tener cuidado porque tus hijos ven la vida con la ilusión  que quizás tú nunca debiste dejar marchar… Las palabras de mi madre se me grabaron en el corazón, la pobre yo creo que no sabía cómo arreglarlo y me dijo… "Pondré la piedra en la terraza para adornar… ¡¿la mesa?!".

Pues bien, el pasado día 17 en puntoMOM, uno de los puestos de la popstore era de Lindatiti , estaba lleno de ilustraciones bonitas, recordatorios, láminas, cositas preciosas y PIEDRAS pintadas a mano!!!. Oh Dios mío!!! que preciosidad!!!!. Evidentemente le compré una a mi madre jjjj.

Lo bonito fue que mis padres vinieron a buscarme al Auditorio y cuando íbamos caminando hacia casa ella me dijo… "Has visto las piedras tan bonitas que había?! me acordé de ti". En ese momento sonreí y se la regalé.


Esta vez mi madre tiene un lindo pisapapeles en su mesita de noche, era sólo cuestión de tiempo que viera las piedras con otros ojos...

12 comentarios:

  1. Precioso, Paloma, eres una fenómena. Un abrazo,
    Paz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paz!!! Un beso muero de ganas de verte, veranín, Luanco… Mil gracias por tu comentario!!!

      Eliminar
  2. Me ha encantado la historia. Esa ilusión por las cosas sencillas es lo que no debemos perder.
    Un abrazo y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es Aroa, aunque sea difícil en ocasiones, debemos intentar mantener la ilusión en los pequeños detalles del día a día. Un beso para ti también, disfruta del fin de semana.

      Eliminar
  3. Lo que al final dieron de si tus cinco duros... No cambies nunca!!! Tqm
    Laura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jjjjj, ayer revisando el post lo pensaba... cuánto os metisteis con mi piedra!!!, y lo que jugué yo con ella en la terraza... en el fondo sabía que algún día encontraría una piedra preciosa para mami. Yo también te quiero Laura!!

      Eliminar
  4. Que bonito!!!!Me has hecho lloriqear...todos nos hemos sentido así alguna vez..muy peqeñiiiiiitos...y una vez q eres madre todo te emociona mucho mas.
    Un besiño

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto Carla uno al ser madre se da cuenta de cosas que cuando eres niño no entiendes... Un beso enorme!!

      Eliminar