jueves, 21 de noviembre de 2013

Porque un primer cumple merece chocolate y lacasitos a montón...

Bueno, bueno, bueno... 
os acordáis que hace un par de semanas os advertía que era el cumple del niño de Eva?. Sabía que algo rico se preparaba para la ocasión, pero no pensé que tanto!!!

Hoy nos deja una receta de una tarta de cumple que creo que haría salir de las órbitas los ojos de cualquier niño, ahí va:

Muy buenos días, hoy os presento la receta de una tarta muy especial; es la del cumpleaños de mi niño, su primer año de vida. Las que ya tenéis niños me podréis entender y las que todavía no han tenido la fortuna de experimentar la maternidad, algún día lo sabréis. Todos los cumpleaños son importantes, pero su primer año lo es mucho más, UN AÑO!!! y para mí y  mi familia ha sido muy especial. Por eso tenía que hacer algo bonito.
 
Ingredientes para el bizcocho:
- 8 huevos
- 200 gr de azúcar
- 200 gr de harina de repostería
- 2 sobres de levadura
Ingredientes para el relleno:
- 600 ml de nata líquida
- 300 gr azúcar glas
- 4 cucharadas de cacao en plovo
Ingredientes para el almíbar:
- 300 ml de agua
- 120 gr de azúcar
- un poco de canela en polvo o un trocito de canela en barra
- un poco de peladura de limón
- un chorro de licor (el que os guste)
Ingredientes para la decoración:
- 16 kit-kat
- 600 gr de lacasitos
- lazo decorativo

Preparación del bizcocho
Bate las yemas con la mitad del azúcar hasta que estén espumosas. Monta las claras a punto de nieve, con ayuda de unas varillas y cuando estén casi montadas añade el azúcar restante y  mezcla con las yemas.
Agrega después la harina con la levadura (antes se tamiza), mezclando delicadamente con una espátula.
Se forra con papel sulfurizado la base y las paredes de un molde desmontable de unos 22 cm y echamos toda la masa, si no ponemos papel sulfurizado al molde echar bien de mantequilla y espolvorear harina, asi también saldrá el bizcocho. Si también la queréis hacer de dos pisos, repartir un poco de la masa en un molde mas pequeño. Hornear a 160ºC, con calor arriba y abajo, unos 30 minutos, vigilar y pinchar para ver si esta hecho el bizcocho.
Dejar templar y retirar el papel sulfurizado con cuidado o desmoldar cuando aún esté templado si no habéis puesto el papel sulfurizado y dejar enfriar por completo encima de una rejilla.

Preparación del relleno
Montar la nata con el azúcar para el relleno y para la cobertura. Pesar 250 gr de nata para añadir las cucharadas de cacao en polvo y con la ayuda de unas varillas se mezcla cuidadosamente. Reservar en la nevera las dos partes de la nata.

Preparación del almíbar:
En un cazo poner el agua, el azúcar, el limón (sólo la cáscara y no la parte blanca de la piel) y la canela. Cuando hierva, añadir el licor y dejar unos 5 minutos hasta que reduzca.
Dejar enfriar.

Montaje:
Cortar el bizcocho, con mucha maña y cuidado, en cuatro planchas horizontales del mismo tamaño y el bizcocho más pequeño cortarle en cuatro o tres planchas, lo que os de para cortar. Si sólo os apetece hacer una capa de nata y otra de nata-chocolate, también quedará bien, pero a mi especialmente me gusta que el bizcocho no esté muy gordo y por eso hago cuatro planchas, dos capas de nata y una de nata-chocolate intercaladas.
Preparar el plato donde se vaya a presentar.
Colocar papel sulfurizado alrededor de la primera base y formar una corona con la primera capa de bizcocho y asi no se cae la nata por los laterales.
Sobre la primera base, verter el almíbar (intentar no excedernos para que no se rompa a la hora de servir). Poner la primera capa de nata montada. Esparcirla bien con ayuda de una espátula o si no tenéis con un cuchillo largo o con la base de una cuchara grande, pero intentar que quede uniforme.
Colocar la segunda plancha encima y mojarla con el almíbar. Poner la nata-chocolate.
Poner la tercera plancha encima, mojar con el almíbar y echar la segunda capa de nata.
Colocar la ultima capa de bizcocho y bañarla con el almíbar.
Reservar en la nevera unas horas para que enfríe bien.
 
Realizar los mismos pasos con la tarta del molde pequeño.
Sacar las tartas y la nata sobrante de la nevera. Con la ayuda de la espátula repartir la nata por toda la superficie de la tarta grande. Poner la tarta pequeña encima, justo en el medio y cubrir con nata.
 
Para la decoración. Colocar las barritas de kit-kat alrededor de las dos tartas. Echar los lacasitos encima de las tartas y decorar con un lazo. Así el lazo nos ayuda a que aguanten las barritas sin caerse.


 
Espero que os guste y disfrutéis.

Yo tengo claro que esta tarta hará las delicias de los pequeños, mi hija al ver la foto ha dicho... Qué es eso mamá!!! Quiero una!!! jjjj. Tengo claro a quien le encargaré la tarta de cumple este año...

Eva, gracias por edulzarnos un nuevo día.

2 comentarios:

  1. Sabía que te gustaría... me encanta que os animéis a comentar el blog, muchas gracias!!!!

    ResponderEliminar